..


2010/02/19

La iglesia deja la modernidad

Lo moderno ha pasado de moda, ahora se lleva más lo inquisitorial

Después de varios años girando hacia la izquierda, hablando todo tipo de idiomas (hasta vascuence),  convirtiendo el cepillo en lector master card, y haciendo guiños al heavy metal, la iglesia ha decidido recular y volver a la tradición.

“Es difícil ser contemporáneo y tradicional a la vez.  Yo había pensado hacerme un piercing, pero la feligresa mas fiel me dijo que no volvería...” nos comenta un sacerdote indignado. “Es que, así no hay quien haga amigos! Yo quiero ser guay. Tengo fe y esas cosas, pero esta bien tener algún amigo...”.
Después de la última asamblea eclesial, el sumo pontífice ha decidido junto con sus obispos y varios siervos que la iglesia debe de volver a la tradición. De ahora en adelante volverán a hablar Latín entre ellos siempre y sin excepción. El que no sepa hablarlo que se apunte a un Latintegi (como euskaltegi, pero de Latin), y sino siempre se le podrá recolocar en el servicio de limpieza del vaticano.

Se volverá a dar importancia a los rituales eclesiásticos, tan arraigados a la sociedad en tiempos mejores, pero que debido a los nuevos tiempos han ido quedando fuera de moda. Pero las modas no deben de hacer perder el norte a la iglesia. Bautizos con niños llorando ahogados en la pila. Comuniones repletas de regalos, marisco y alcohol. Confirmaciones con guitarras desafinadas y roces en sacristía. Confesiones con erecciones sacerdotiles. Extremas Unciones en camas de hospital en las que no hay nada que hacer. Y el Matrimonio, con esa novia practicándole una felación al DJ del restaurante en el WC. Qué recuerdos...

Para finalizar, la música será otro de los elementos importantes de la vuelta a la tradición. Atrás quedarán el cura heavy, los coros de gospel y las monjas tocando la guitarra. Se volverá a imponer el Canto Gregoriano, tan vanagloriado en aquellos tiempos mejores, y que  tanto unió a las parroquias. Oremos.

0 Iruzkin:

Publicar un comentario